La ciudad.

Los casos siguen en aumento

Femicidio en Villa Mitre: "Se la mató por ser mujer"

01/10/2017 | 08:00 | “Es el resultado del horror machista”, dijo Nora Di Noto, voluntaria de la Red Local de Violencia de Género.

Femicidio en Villa Mitre: "Se la mató por ser mujer". La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca

Fotos: Facundo Morales y Archivo LN.

   A pocos días del inicio del juicio por el crimen de Micaela Ortega, el asesinato de Mónica Giselle Esteban (40) vuelve a conmocionar a los bahienses y poner en evidencia la gravedad de la problemática de la violencia de género.

   Cabe recordar que, según estadísticas de la fiscalía, en el primer semestre de 2017 se recepcionaron 1.124 denuncias por este tipo de hechos en el departamento judicial bahiense, exponiendo un aumento respecto al último tramo del año pasado.

   “Cuando sucede un acontecimiento de este tipo nos damos cuenta de que todo lo que hemos hecho no es suficiente. El impacto es muy grande y nos sacude a todos”, aseguró Nora Di Noto, integrante de la Red Local de Violencia de Género y voluntaria de la ONG El Nido.

   “Estas situaciones por las que atraviesa hoy la comunidad de Bahía Blanca nos impacta a todos, porque justamente son el resultado del horror machista”, agregó.

Mirá también: "Quería estar muerta", el relato de una expareja de Saucedo

   Sostuvo que con cada femicidio se confirma que “la violencia machista mata. De alguna manera es triste y doloroso, pero algunas mujeres no llegan a salvar su vida cuando quedan atrapadas en una relación signada por la violencia de género, incluso, aunque pidan ayudan, muchas veces quedan entrampadas en una relación y les es muy difícil salir”.

   Afirmó que en este tipo de casos es necesario reconocer que no se habla “de un crimen pasional, como habitualmente se lo describe, sino que realmente se la mató por ser mujer”.

   “Los femicidios son una consecuencia de una matriz cultural donde la discriminación hacia las mujeres es el caldo de cultivo que favorece la violencia machista. Hay que entender esto desde todos los ámbitos de la sociedad”, siguió diciendo.

   Di Noto mencionó que la muerte de una mujer es la expresión más extrema de ese tipo de violencia.

   “Está basada en el dominio y el control del varón sobre la mujer, que la considera como parte de su propiedad y hasta puede llegar a matarla. Esto es lo que más impacta a la sociedad”.

   Describió que “cuando aparece el primer golpe es porque antes se fue dando toda una violencia emocional, psicológica y de descalificación, a la que la mujer puede enfrentar y poner fin, o vivir sometida por el grado de culpabilidad que le genera esta relación”.

   Al mismo tiempo, sostuvo que “el impacto es diferente en cada una de las mujeres. Hay algunas que pueden poner freno a esa situación y romper esa relación, mientras que otras se dejan convencer pensando que la disculpa o el perdón puede abrir una nueva etapa, donde no se va a repetir los hechos. Hay otras que son sumisas y naturalizan esa situación, haciendo que sea crónica y no tenga un punto final”.

   También señaló que “la Justicia Civil tiene 48 horas para resolver la medida de protección hacia la víctima y se necesita que desde lo Penal se respalde esta decisión. El trabajo en red facilita la situación para que las instituciones se pongan a disposición”.